La música es una parte imprescindible en nuestras vidas. No podríamos imaginar nuestro día a día sin ella, sin esa melodía escapando de la radio del coche o sin las canciones que nos esperan siempre en cualquier bar o centro comercial.

Pero la música no es sólo una forma de entretenimiento. La mayoría de las culturas la consideran un arte curativo, y esta tradición ha resultado tener bases científicas: la música afecta al desarrollo neurológico, creando nuevas conexiones entre áreas del cerebro desde que uno es recién nacido y es capaz de identificar el tono y ritmo de los sonidos.

Son las tesis de la profesora de psicología de la Universidad de Toronto, Sandra Trehub, y el neurólogo de la Universidad de Música, Drama y Medios de Hannover, Eckart Altenmuller. Ambos han abordado el impacto de este arte en el cuerpo y la mente en un ciclo de conferencias ofrecidas en el Cosmocaixa de Barcelona.

“El cerebro de un músico es más adaptable y tiene más plasticidad que el de alguien que no tocanoticiaartecurativonoticiaartecurativoimages ningún instrumento”, explicó Altenmuller en una entrevista con Efe. Según declaró, los músicos se entrenan desde muy pequeños a afrontar retos, aprendiendo nuevas canciones, y el cerebro “refleja nuestra biografía”.

Ha quedado demostrado que los músicos tienen más desarrolladas las partes auditiva y motora, pero también han mejorado las conexiones entre los dos hemisferios del cerebro.

Ahora, estas propiedades de la música tienen una aplicación en la medicina. Su capacidad para unir distintas áreas del cerebro puede utilizarse para desarrollar terapias de rehabilitación para curar trastornos neurológicos. Por ejemplo, el doctor enseña a tocar canciones sencillas en el piano a personas con las capacidades motoras mermadas tras un ictus. Según ha podido comprobar, mejoran “extremadamente” el control de sus movimientos, pues el feedback auditivo les permite establecer nuevas conexiones entre la planificación motora y el movimiento.

También puede recurrirse a la música para generar “una tormenta de recuerdos” en pacientes con demencia, a través de las emociones que despierta una melodía conocida.

Fuente: www.mirada21.es

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*